miércoles, 11 de octubre de 2017

ENTREVISTA AL POETA NICOLAS ANTONIOLI (BUENOS AIRES)

ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=AWlw4nvgO5Q


POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

NICOLAS ANTONIOLI (BUENOS AIRES)


1° movimiento

No lo leas
04/09/2016
8:17 pm


No lo leas, no lo escuches como poema
Les impide hacer cosas
con palabras o tumores de verbalidad
la infamia que gobierna
es mentira que algo sobrenatural
nos invada los actos
no vivir acaso nada más
ser en la emancipación personal
una hembra o macho libres por el mundo

cuán voraz es un senador brazuca?
Con cuánta saña hacen llorar a una mujer?
Es la fiesta de no temer con palabras brazucas
Para oler el espanto de la mujer sin soledad
La mujer que podría ser su madre o hermana
los mira como madre o hermana
Acarrear con voces el grito que estorba
como hacer correr un rumor en un pueblo de provincia
un poeta malo de los muchos decía: “yo deseo, por qué no decirlo,
que pierdan a todo menos a la democracia”.
La mujer que callamos
 “no temerle a la mujer sin poder sino a la mujer que puede”
Desde que la  infamia nos gobierna no se puede escribir
más  que palabritas de desahogo en la virtualidad
La mujer que dice
Afuera el silencio del aire nos acosa/ mueve las
Hojas obscenas de un árbol dudoso
El logro fue encauzar nuestro vértigo, apocar nuestro grito
La mujer que señala
dominar nuestra comunicación con el néctar o zanahoria
de la trascendentalidad
la obra maestra fue hacernos creer protagonistas
o enviados especiales del New York Times/
y todo fue silencio
Millones de brasileños clamando en ese espacio ignoto de virtualidad
mientras una mujer llora en el vacío  de un callejón sin cielo
la mujer impulsa su pensamiento con un soplo o explosivo
 que no es captado por ninguna cámara





 2° movimiento

Lesa humanidad
23/05/2017
5:36 am

Se escucha el crepitar del excremento
El que caga es un dibujo animado (ahora imagina
que una mano con guantes hunde sus dedos)
el hartazgo sería encontrar algo en todo ese escarbar
algo embellece al siniestro
                                              que pervierte niños en la noche
declamación de cobardía
con el olor partido en el abdomen de la púber
su silencio de labio erecto
acaricia o emerge
en su despotismo viril
verga encendida por el llanto o
súplica del que dice la verdad
conozco poetas que han sido
obligados a beber semen
de militares
qué provoca esta atrocidad en medio del poema?
La necesidad de que esa escena termine


Limonero Real
09/02/2017
2:16 am

Cortáronte achuráronte mutiláronte
La planta debe morir
Ensañáronse regocigáronse sonriéronse
La planta debe morir
Afiláronlo probáronlo utilizáronlo
La planta debe morir
Masacráronte asesináronte suicidáronse
La planta debe morir
Ignoráronte apuñaláronte matáronlo
La planta debe morir
Prohíbase talároslo
La planta debe morir
Jugáronte ramificáronte existiéndose
La planta debe morir
Podáronte dijéronse mintiéronnos
La planta debe morir
Fructificábaste sobrevivíaste obsequiábaste
La planta debe morir
Condenáronse criminalizáronte
La planta debe morir
Mansilláronte angustiáronnos
La planta debe morir
Fustigáronte resistísteles
La planta debe morir
Chicaneáronse falleciéronte
La planta debe morir
Enardeciéronme poetizábanme
La planta debe morir
Encadenáronlo agoniáronte
La planta debe morir
Estroláronme castigáronlo
La planta debe morir
Empecináronse amasijáronlo
La planta debe morir
Bebiéronte exprimiéronte degustáronte
La planta debe morir
Juzgáronte opináronlo meditáronlo
La planta debe morir
Sorprendiéronnos muerteáronte
La planta debe morir
Perdonábaslos silenciábaste
La planta debe morir
Reprimiéronte maldijérase

PUTEÁBAMOS
                           En honor a la planta


  

martes, 3 de octubre de 2017

ENTREVISTA AL POETA ANTONIO GUTIÉRREZ (SGO DEL ESTERO/ SALTA)

ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=Z2JKCEucXWo&feature=youtu.be


POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

ANTONIO GUTIÉRREZ (SGO DEL ESTERO/SALTA)


ESCRITURA DEL ÁRBOL              
                    
Hasta el cuello en las horas,
de pie en mi cabeza, 
del lado interno de esta tarde
que se va por el punto corrido de su hechura,
escribo este poema que no da en el árbol
y que vuelve su boca de fuego hacia mi frente,
mientras el árbol (no éste que digo,
sino aquel otro que insiste en ser árbol)
permanece no escrito, intacto en su centro.
Nada de lo que aquí diga dará en el blanco,
nada de todo esto es de lo que se trata,
sólo es mi cabeza la que aquí rueda escrita,
siempre a punto de estallar y acabar con el mundo.
La tarde no es la tarde que digo, sino aquella otra
en la que lo imposible hace cumbre en el hueso.  
                    
              (Del libro inédito: “Orquesta típica”)

RING SIDE

En este rincón un individuo al aire,
su certeza frente a la suma infinita
que comienza a partir de su guante,
desguarnecido púgil, condenado
a perder de antemano, a caer de alma
en la arena de un escenario impiadoso,
de cara a todo lo que él no es.
En el otro rincón los golpes bajos
de un universo sediento de oscuridad
que al final de la pelea ganará por muerte.
El púgil se defiende, arroja un cross
fallido a la mandíbula del mundo,
pero la tarde lo nombra contra las cuerdas.
Todo lo que se le diferencia festeja su derrota,
el coliseo ruge cuando su ausencia sangra
y la luz cae de rodillas, farol sin hilo en el carretel.
La toalla es arrojada sobre los días,
párpado de tierra sobre los ojos que besan la lona
mientras los puños escritos no hacen mella
en la humanidad de lo indecible.
                                                                       (del libro inédito “Orquesta típica”)

TODOS BAILABAN

Todos bailaban esa noche
en la cubierta de la llanura,
los padres, los hijos, los nietos
y eran sus rasgos los que bailaban,
amados fragmentos familiares 
reunidos en un patio de baile:
el color de los ojos de la abuela,
los mentones tan característicos,
la nariz heredada, el corte idéntico de cara, 
la manera de sonreír del abuelo,
la risa igual a la del primo,
los mismos gestos del padre,
el carácter de la madre,
el parecido con el tío Luís,
los defectos que vienen de familia,
el mechón sobre la frente, el lunar, la ceja,
la cicatriz, los dos remolinos, el párpado 
y la manera particular de todos ellos
de caminar hacia la muerte.
                                            
II

Todos bailaban por dentro en las afueras:
los pasos de la desdicha,
el ritmo monótono de los aniversarios,
las notas de la adversidad, la plata que no alcanza,
el compás de los alquileres impagos, 
los chicos ya grandes, los años de casados.   
Las generaciones bailaban en el espacio vacante 
en un recinto de días que vencían con la hora,
que eran dejados atrás por su propia trama.
El presente se deslizaba acompañando el baile
para no tener que cambiar su tiempo de conjugación. 
El talón extendido era el último fragmento
en salir del instante anterior para salvar la vida
y no quedar rezagado del ahora y del resto del cuerpo
que ya habían dado un paso adelante. 
El bandoneón exhalaba un tiempo de dos por cuatro
que se volvía pasado en el aire
mientras la barca de la música
los iba llevando hacia un costado de la fecha.
  
III

Todos bailaban esa noche en la llanura. 
Los mayores miraban la escena en sus cabezas
y de a ratos eran vencidos por el sueño y los acordes;
“Con el alma la quería y un negro día la abandoné”.
A veces se animaban y salían de sus certezas
para bailar una pieza con la maestría de los años,
pero volvían rápidamente a sus asientos
para descansar de los tiempos difíciles que les tocó bailar.
Quizá recordaban a sus padres que bailaron el repetido tango
hasta quedar extenuados a un costado del recinto.
Habían venido bailando en el barco y siguieron en tierra firme
con ágiles pasos vivientes hasta muy entrada la hora.
Todos bailaban a su tiempo en lo habitable,
lo que nunca tuvieron, lo que les fue negado,
lo que dejaron atrás, los amores perdidos.
Todos bailaban de muerte esa noche en la llanura.

(del libro inédito: “Orquesta típica”)

EL BAILE DEL SER
                                   I
Esta danza y todos aquí
sobre la inclinada llanura. 
Los cuerpos sangran lento y dan
un solo giro en el patio absurdo
mientras se oye la orquesta típica,
sus bandoneones gastados, su dolor bailable.
¿Acaso Dios mira la escena?  
Esta pareja ya ha dado sus pasos
por las tablas de su turno y se retira
a un costado de la fecha,
aquella otra tuvo a su tiempo los hijos
que han salido a la vez a danzar
y avanzan resueltos entre los caídos.
Danzan la memoria, las tardes felices,
las estaciones, los niños ya viejos danzan,
Todos cruzan  en diagonal el patio
y el baile parece un éxodo.
No han de bailar dos veces el mismo tango.
Las notas atraviesan los pechos
de los ágiles moribundos.

        (del libro “Molde para una metafísica”, Ediciones Último Reino, Buenos.Aires 2007)

POEMA  NOCTURNO
                             
¿Quién podrá acaso
responder por todo esto?
por las constelaciones y la brisa 
en esta noche extraña y la locura
que habita dentro de la triste sala
de nuestras perplejas cabezas.
Nadie, nadie en la curvatura de la bóveda
que dé cuenta de ese chillido que insiste
ni de toda una serie de cosas.
No se entienden las razones
que tendrá en sí la madreselva,
mucho menos la persistencia del agua.
Esto no es cuestión de palabras
sino de materiales convocados.
¿De qué se trata en definitiva? 
¿Quiénes se harán cargo en esta hora?
Es tarde, la nada aúlla en el jardín
como un can vacío, animal ausente
ladrando a la geometría pura.  
Es tarde, todo está quieto ahora
y ha empezado a sangrar de nuevo en el planeta. 

    (del libro “Molde para una metafísica”, Ediciones Último Reino, Buenos Aires, 2007)

      





martes, 26 de septiembre de 2017

ENTREVISTA AL POETA GABRIEL JIMÉNEZ (MENDOZA)

 ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=IxlPqKEPPuo

                                           Ph: Juli Tornello

POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

    GABRIEL JIMÉNEZ (MENDOZA)

Procedimiento San Felipe

Sin holas, ni buenos días
el guardia revisa los bolsos
vacía los bolsillos
rompe los paquetes
y desnuda a la madre
dentro de un sucucho
llamado conserjería.

El bebé espera sobre el mostrador
que a él también 
lo den vuelta
buscándole cosas
que todavía no conoce.

Llora,
ante el rústico ajó ajó
que le hacen dos guardias,
ante el manoseo 
sobre la madre,
ante la reja
que lo separa del padre.

Llora,
y los guardias juegan
con el celular
con el arma
con la madre
con el niño
y seguramente
también ya han jugado con el padre.

El niño llora,
es parte del procedimiento natural
llorar ante la brutalidad,
o quizás
ni se plantea nada de esto
y simplemente llora
porque siente
que está cagado.

V

Todos se acomodan
con la movida:

los políticos hacen campaña
los funcionarios escalan puestos
los penitenciarios consiguen aumentos
los sindicalistas logran mejoras
los medios venden noticias
y los fachos, leyes más duras

a todos les sirve
la movida
menos a esos
que siguen ahí, 
en el mismo lugar
pero más condenados.

Hijo de Petri 

No quiero saber
cómo serán las reglas en casa
pero se me hace
que debe ser re complicado
pedir permiso para salir a jugar,
y si te mandás una cagada
te deben fajar de lo lindo
a la primera de cambio
sin lugar
a segundas oportunidades.

Y a los 14 o 15
si por esas cosas
te agarra la rebeldía
y te afiliás al P.O.
que no se entere tu papá
porque seguro no salís
ni con la condicional.

Ya cuando seas más grande
y quieras salir a bailar
no sé cómo vas a hacer
para conseguir  autorización
para esa 
salida transitoria.

Y si sos mina
más te vale 
que no te hagan un pibe
porque directamente
no salen más 
ni vos ni el guacho,
antes
hay que confirmar si el padre
es bien derecho (o Cassi-a -lgo-así).

Pero si a pesar de todo crecés 
y te hacés grande
y te recibís
y te casás
y se te da por la política
esperamos
que no seas 
tan hijo de Petri
para meter leyes 
tan fachas.

Country Club

Los vecinos de la Sexta 
ostentan castillos inviolables,
residencias modernas y seguras
de muros cada vez más altos,
los grandes caserones 
compiten por ser 
los más vigilados 
de la Boulogne Sur Mer:

alambre perimetral,
cámaras de seguridad,
perros entrenados,
alarmas fuertes,
dueños armados,
policías frecuentes,
seguridad privada.

Se busca amedrentar  
a delincuentes
y afines,

así es el barrio
de la Casita de Piedra, 

una tentación 
de la que no se puede escapar.

Silencio

Cansada de reclamos 
escritos,
amparos,
y demás recursos
que la burocracia judicial
inventa
para no escuchar,

M.
cerró su boca
con aguja e hilo.

Con esa huelga de silencio
gritó por sus hijos
cosiendo la distancia
con lo único 
que le quedaba
a mano
para conseguir una audiencia
o darles un beso.

Casa embrujada

Caserón triste y arrumbado
donde el tiempo 
es palabra, oración y súplica,
habitante de todo el lugar;
la espera, 
es idioma y maldición 
común de todos 
los que en callan ahí.

La casa más vieja de todas 
supo ser 
burdel, convento y cárcel,
ahora descansa 
al pie de una loma;
una capilla abandonada 
corona la cima 
como un vigía sin ojos.

Algunas noches 
una monja muerta
pasea por los pasillos
buscando su vieja celda,
una a una
toca las rejas 
e incendia con terror
al fantasma que habite 
la cama donde ella
también fue abandonada
como una puta
o una maldición.

Visita <3 

La visita se respeta,
no todo se ve. 
Una frazada en el piso
hace de mesa y sillas.
Acá, la cosa es en el baño
               y no hay puerta,
la gorra deja
aunque verduguea.
Las doñitas
no la bardean 
como las pibas.
Algunas se separan 
pero vuelven,
se acostumbran,
y si nadie vuelve
caen viejos 
con mansas naik
para alguna guachi 
que quiera ligar,

después, 
algunas las descansan, pero  

a veces hace falta 
que alguien
te venga a segundear.

La plantita

Como si algo 
pudiera crecer a la sombra
o con más llanto que agua,

una semilla 
sale de ese prensado 
tan
inmigrante
paraguayo
ilegal,

y cabe en la mano
de alguien 
tan 
inmigrante
paraguaya
ilegal

como la esperanza
en ese mismo lugar.

Kilómetros 
separan  su tierra 
de esta,
ahora pisa una 
tan ajena y seca,
casi una pitada
de paso.

Una botella de coca
incuba la vida
en el plástico
mientras un brote asoma
y regala una sonrisa a cuenta
de lo que venga.

Buitres

La mirada ciega
de un ave
que mastica carroña,
descansa tras los lentes
por el viaje.

Las plumas grises
no vuelan
y hay que manejar 
todo el día
sin destino.

El ave rapaz
conduce la jaula
y encadena otro pájaro
hasta que 
poco a poco 
se le apagan 
los ojos.

Las garras de hierro
llevan la presa
de un sistema corrupto
que mastica 
cabezas sin nombre
y a veces
sale a pasearlas
mientras 
hace la digestión.

Anexo I: 
Ley
La ejecución de la pena privativa de la libertad, en todas sus modalidades se encuentra dirigida al fortalecimiento de la dignidad humana y el estímulo de actitudes solidarias, a partir de la satisfacción de sus necesidades y del desarrollo de sus potencialidades individuales y tiene por finalidad lograr que el condenado adquiera la capacidad de comprender y respetar la ley, como así también comprenda la gravedad de sus actos y de la sanción impuesta, procurando su adecuada reinserción social, promoviendo la comprensión y el apoyo de la sociedad.

Código de ejecución de la pena privativa de la libertad de la provincia de Mendoza. Ley nº 8.465, Artículo 2º.

Hermenéutica de la vida cotidiana 

Abrir la puerta 
y encontrar una paloma muerta,
pensar 
si eligió venir a morir acá, 
creer 
que me la tiraron como advertencia, 
o simplemente 
sospechar  
que la muerte 
aletea indistinta.