viernes, 13 de julio de 2018

ENTREVISTA AL POETA CARLOS CARBONE (BUENOS AIRES)

ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=nGvgMB6sAXY&feature=youtu.be


POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

CARLOS CARBONE (BUENOS AIRES)

DONDE PLANTAMOS EL ROSAL?
Dónde plantamos el rosal?
Bajo la ventana de los chicos?
En un lugar donde dé sol por las mañanas?
Contra la pared del fondo
Para repararlo del viento?
Le pondremos una buena guía?
Dónde plantamos el rosal?
Lo pondremos cerca del limonero
para que no se sienta solo?
Abonaremos la tierra alegremente?
Haremos la ceremonia del vino
para darle la bienvenida a nuestra casa?
Lo cuidaremos como una ilusión?
Dónde plantamos el rosal?
En la tierra donde nuestros hijos sean felices?
En el horizonte inalcanzable de la lluvia?
Lejos de las hormigas
y los traidores?
En el corazón invencible de un amigo?
Dónde plantamos el rosal?
-te pregunto amor-
Para que sea eternamente nuestro."
N N

                     “Nuestras madres de barro/  han parido los héroes” (Armando Tejada Gómez)
El mar
y la tierra
son testigos
de cuando
cayeron
las lápidas
sus hijos
desnudos
y muertos
en un hueco
vacío
sin manos
ni ojos.

LOS GOLPES
“Quiero todas las manos de los hombres
para amasar montañas”
Pablo Neruda
Intenté devolver
todos los golpes recibidos
- no sé si pude –
quizás, algunos quedaron en mí
como una pesada herencia
como una carga ingrata
Sobre mi espalda de futuro.

Deberé ejercitar mis ideas
hacerlas palpables
ponerlas sobre la mesa
a disposición
de mis hermanos de clase
para que juntos
mis golpes y tus golpes
se abracen
contra los golpistas.

EL MONUMENTO

Se reunieron frente al monumento
        que iban a inaugurar
con formación militar en nombre de la patria
el cura con su agua bendita
del brazo con los políticos grises.

Descubrieron la obra
con salva de veintiún cañonazos
y con vivas
inauguraron

el monumento a la picana.  

ÁSPID


Este poema es una venenosa serpiente
que arrastra antiguos ecos por la memoria de la lluvia
con su ojo de piedra y su lujuriosa lengua
busca caliente sangre
en la pesadilla de los corazones.

Este poema si muerde inevitablemente
te dejará agonizando eternos jueves
girará tu cabeza en el estupor del silencio
se prenderá fuego tu escritorio y tu sarcasmo.

Este poema cuando ataca es mortal
su mordedura traerá fiebre
rotos espejos
y eternas sombras.

Este poema es una venenosa serpiente

Y MATA!

miércoles, 11 de julio de 2018

ENTREVISTA A LA POETA ANA MARIA LASSALLE (BS AS/ LA PAMPA)

ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=Ye5ooDy_5Rw


POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

ANA MARIA LASSALLE (BS AS/ LA PAMPA)

         No pasará el olvido

Con el viejo poeta (yo soy su vieja amiga)
mantenemos una larga amistad y dos conversaciones

(Vale la que es secreta y se desliza
como la luna roja en el crepúsculo
a contraluz del cielo)

Los corazones ven eso que fuimos y lo que somos hoy
y cuántos somos y los que aún seremos
porque el canto no cesa y la utopía nos invoca y
nos llama

a toda voz

y nos azuza a galope tendido

A veces me pregunto cuánto resistiremos

Pero conozco la respuesta

Sólo necesitamos
un alto en el camino
tomar aliento y sobre todo
seguir sin descansar con nuestros libros
mientras estemos vivos

(Esos que son trincheras infranqueables de luz y
de memoria

los que siempre escribimos
desde niños)

Palabra de poeta
No pasará el olvido

                a E. M.

                enero 2016

         Pequeña nadadora del aire

En ese tiempo
un halo protector aparecía de pronto
me alzaba con cuidado a dos pies de la tierra
y entonces yo nadaba

los cardos de Castilla se inclinaban
para no lastimarme

había babas del diablo
cargando tejedoras de hilachas aceradas
y vencejos tras ellas

entre los pajonales se veían
nidos ocultos
huevitos de colores y verbenas

arriba resonaban
los alaridos escalofriantes de los teros

inmóviles
vigilaban mi vuelo lagartos ovejeros
(que huelen por la lengua si se acerca una niña)

había cuises, mulitas, comadrejas
y liebres empolvadas
dirigiéndose
al té de Alicia en el País de las Maravillas

todos se preguntaban de qué huía
esa pequeña, diminuta, nadadora del aire

                                                           A mis hijas mayores, Mercedes y
                                                           Anamaría Mayol
                                                           que no dudan de mi vuelo
                                                           febrero 2016

         Amarres en el monte

Suelo ser precavida
y escudriñar el horizonte para ver si se acercan
los diablos de la arena

(Hay que cerrar a tiempo la ventana
que mira hacia el desierto
y a las tunas en flor a medianoche
para que se desplomen)

Normalmente
no me dejo atrapar por remolinos
ni trombas imprevistas

Pero entonces era mujer y niña
y me distraje
y el picaflor
que solía visitarme en los veranos
(es un pájaro sabio)
no me advirtió que huyera

A él no lo vi venir

Me llevó al cielo
y abrazados como en un cuadro de Chagall
volamos
entre polvo de estrellas
y planetas sin nombre

Cuando nos separamos pensé que volvería

Al fin y al cabo le tomé la pisada un día de lluvia
até el tiento a mi cama
y le di ralladura de mis uñas y tres gotas de sangre
al ofrecerle el mate

(Hechizos infalibles susurrados por achiras salvajes)

Lo esperé en el andén todos los jueves
(que era día de tren)
y al final desistí

Tal vez fue por negarme a utilizar el corazón de
una calandria

Algo debí hacer mal con este amarre
Fui yo la encadenada
                      
                                                                      A mi hija Anamaría Mayol,
                                                                      nacida en el caldenal
                                                                      septiembre 2016

         El amor no es asunto de poetas ancianas

Cuando yo era pequeña
mis tíos bearneses me leían el Antiguo Testamento
en las tardes

(es raro en los católicos)

desde entonces me encantan las novelas de crímenes
con padres filicidas
magdalenas de cabelleras largas y costumbres
                                                               ligeras
resucitados, zombis
las mujeres de sal y ni hablar de los mares
de esos que abren las aguas
para salvar un pueblo

igual yo necesito que tengan happy end
se resuelvan las muertes y haya un enamorado
(hoy Redhead se declaró por fin a Clara Ocampo1
dejé de respirar mientras lo hacía para no
                                           interrumpirlo)

yo trabajo
en pos de preservar nuestra Memoria
y escribo seriamente sobre las utopías
lo demás es secreto

el amor no es asunto de poetas ancianas

eso dicen

in libris veritas

1 El nombre de los personajes y la siguiente cita en latín son de El
Carro de la Muerte, de Mercedes Giuffré. Buenos Aires: Suma, 2011.

                                                 A mis tíos bearneses Pilar
                                                 y François Camps
                                                  junio 2017


jueves, 21 de junio de 2018

ENTREVISTA AL POETA ADOLFO MARINO BEBE PONTI (SANTIAGO DEL ESTERO)

ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=RwElbEkfkIA


POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

ADOLFO MARINO BEBE PONTI (SANTIAGO DEL ESTERO)

VESTIGIOS DE LA SANGRE

( a Haroldo Conti pasajero de los álamos en el camino del regreso)

Vinieron a preguntarme por los árboles
y por los muertos
y por las muñecas
quemadas en primavera.
Un océano de lunas estalla sobre los ojos
de los espantapájaros
como una tormenta radioactiva
en el fondo lo la noche.
y en el horizonte:
Un mar abundante y melancólico
y una mujer descalza
perdida entre la sombra
y la neblina.
(El navío es algo mas
que un incendio en la memoria)
Dónde están los muertos
y los pasajeros de cristal
y la cabaña de lunas
donde Haroldo
fundaba guitarras y naufragios.
En esta ciudad
sólo escucho el vértigo de un motor
en la madrugada.
Debo juntar la sangre gota a gota
repartirla
por los muros y las calles.
No basta con morder el crepúsculo
y los penachos
amarrados a las sombras.
tengo que juntar los huesos uno a uno
arrinconarme
con fuegos y baladas
hasta que la noche caiga sobre los peces
como una herida torrencial.
Están cerradas las ventanas
y las chimeneas.
Hay que apretar fuerte los picaportes
y abrir
todas las puertas.
Desnudar el mundo con la sangre.
acaso la noche no tiene sabor a pólvora y a ojos arrancados.
Tengo que llegar hasta los bosques helados.
El mar está creciendo en las alondras
y en los ojos de mi amada.
Yo secaré tus lágrimas
con mi lengua.
Y después levantaremos el día hecho de fuegos y de astillas
y de maderas y de caracolas desnudas
y de madres blancas como las arenas.

DESEO 

En la habitación contigua te desnudas, 
con mi amigo el músico, 
escapado de la canción negra
de los Monoblock del sur. 

Al mismo tiempo 
un tren salvaje
pasa por el centro de tu casa 
cargado con furias y relámpagos.

Un caballo de pelaje fabuloso,
pasa por el centro de tu casa. 
Tiene el color de la sangre 
de Serguéi Yesenin/ impulsando las piernas de Isadora Duncan. 

Una banda punk 
le pone trescientas toneladas de sonidos a la noche 
en el centro de tu casa 
y trinan los pájaros. 

La luna se retuerce en el centro de tu casa 
y parte su alma en mil pedazos 
hasta que el piso se convierte en agua. 

Un libro se prende fuego 
en el centro de tu casa. 
Hay cenizas en el piso
cenizas de palabras 
cenizas de tabaco
de bagualas y bombas mágicas. 

El alba se levanta de las cenizas 
del centro de tu casa. 
Amanece. 
Píndaro se queda sólo 

en el centro de tu casa.

PADRE
A mi padre le subían pájaros por los ojos 
el viento 
se colgaba azul de su mirada 
Y se doblaban las alas de su corazón.

A donde sus pies iban 
se dormía el silencio 
y las flores ardían bajo sus talones. 

Muchas veces busqué las llave de su alma 
pero no se abría el cristal 
donde un niño brillaba
con una astilla de luz clavada en el cuerpo. 

Muchas veces me siento 
A esperarlo 
Y me parece que las raíces se hunden en la tierra 
Hasta hacerla sangrar. 

Padre mío 
son tus alas que se han abierto

I 

Al galope de mis palabras 
una mujer se desnuda en mis labios 
abre las ventanas de mi piel 
y deja que el otoño haga su milagro. 

II 

Hay una penitencia de seda 
en tu cintura 
una cinta de rocío 
como si fuera un pez en la hierba. 
No se qué hago descalzo tras de ti. 

III 

Donde un pájaro raya la luna 
queda la cicatriz del milagro 
como este poema que de tanto 
sangrarme en las manos 
lo escribo en la niebla 
para que se borre en tu piel


miércoles, 13 de junio de 2018

ENTREVISTA AL POETA DANIEL GONZÁLEZ REBOLLEDO (ENTRE RÍOS)

 ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=rqbp_KCohKk&feature=youtu.be


POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

DANIEL GONZÁLEZ REBOLLEDO (ENTRE RÍOS)


– AMANTE
Así me incendio ante tu cuerpo pródigo
demorado en caricias que airean
la brasa inacabable, y rememoro
el sol que se filtra entre los árboles
de los cuales voy arrancando el fruto, agradecido.
Así resplandece
mi cuerpo junto al tuyo
en el reflejo que tu deseo devuelve
enteramente joven y hasta bello,
al que miro, después y ya vestido
con esa camisa italiana que atesoro,
y casi desconozco.
Las manos y los labios nos recorren
cual ríos de lujuria y suave trino.
Ya no sé cuáles míos, cuáles tuyos,
esos pájaros prietos que dibujan
 mandalas invisibles, cauces íntimos.
Oscilamos al filo del éxtasis
cual barcas asombradas
que aún demoran
el ansia de ser intransferibles
arrimadas al reparo de la costa.
Ay, dioses,
seguidme regalando estos placeres
hasta que el último llamado
me haga sombra.

AUSTRAL LUNA EN CRECIENTE

Duda si es una barca o un trineo.
Si barca, Venus su mascarón de proa
surgiendo de la espuma de esos cielos
en el espejo oscuro de la noche.

Si trineo,  Antares la lujuria
brama de luces ígneas y de esferas,
la guía del gran alce enjaezado  
rubio de almizcle cósmico y centellas.

Barca o trineo, es luna en creciente,
herida horizontal en ese cielo.
Horizontal, tendido en una parva,
mi niño al Sur la contempla, lejos.

Sueña con esa barca y siente el cuerpo
como Jasón ansiando el vellocino.
Sueña con el trineo y  un rey mago
a su intemperie pródiga da abrigo.

En breve un grito  llamará al sosiego
suspendiendo sueños de barca o trineo.
Saltará  la noche por el lado negro
cóncavo escenario de un retorno eterno.

SEXALESCENCIA

Por extrañas sincronías
el Otro está muy lejos.
Fronteras, océanos y cantos de sirenas
hamacan, de palabras, su recuerdo.

Sueña con el regreso
preñado en guirnaldas de colores
zeppelines que amigan con las nubes
y potros desbocados por el cielo.

Silencia al solipsismo de las burguesas voces:
- Estás viejo…
                        Otra vez con eso del Amor,
                        ya déjate vivir en calma y solo -

Y el hombre, enamorado otra vez, sí,
y tan sabido
tan negro de soles, nuevo, niño,
poeta de otras lenguas que no alcanza
misteriosas, como las ya oídas
de ballenas o sirenas, poco importa
de aquestas voces, la suya, la del campo,
la del vuelo de luz que raya el cielo
la del canto del viento en la cintura
del sortilegio que viene de los pastos
para enredarle flores en el pelo
y un ritmo que le entibia los talones
y lo baila
con un rojo sol sexual entre los dedos.

POR LA ORILLA DE LA TARDE

El sol y el viento me encelan
de primavera la sangre.
El tiempo de este silencio
desde mis ojos se cae
y me voy, arena, arena,
por la orilla de la tarde.

Solo estoy, más no estoy solo,
la negra vaca del aire
me lame con rumor suave
los endriagos de la carne
y las voces de cristal
suben del agua en su cauce.

¿Qué antiguos hombres dejaron
su huella en los arenales?
¿Qué remotas ninfas cantan?
¿Cuáles duendes por los sauces?
¿Qué alegoría tremenda se esconde en los pajonales
para que violente el tero con sus gritos al desgaire?

Entre mundos paralelos
flota mi espíritu de ave.
¿Qué ronco furor de sueños
estremece las edades
mientras el viento y el sol
se encabritan en mi sangre?

UN BAR EN ALGUN PUERTO

Debe ser breve y rosado,
casi leve flamenco de tu sueño
y estar al borde, siempre al borde,
al filo ineludible de la noche.

Debe tener equívocos burlescos
y el trópico y América y nosotros
escindidos detrás de tanto muelle,
con Gomorra, también,
y un laberinto.

Debe escucharse un Son,
lenguas barrocas
junto al saber oscuro de la sombra.

Y ese impreciso olor a aguas abiertas
al filo ineludible de  la noche.

martes, 12 de junio de 2018

ENTREVISTA AL POETA EDUARDO ATILIO ROMANO (SALTA)

ESCUCHA EL AUDIO:
https://www.youtube.com/watch?v=Y5oX6ua3Vao&feature=youtu.be


POETAS ARGENTINOS: ENTREVISTA CLAUDIA AINCHIL. PRODUCCIÓN CAMILA SUNICO. OPERACIÓN TÉCNICA: BCNRADIO. LOS MARTES DE 20 A 21 HS. POR LA RADIO DE LA BIBLIOTECA DEL CONGRESO DE LA NACION http://bcnradio.com.ar/

EDUARDO ATILIO ROMANO (SALTA)


Libro de poemas Derramo un Hombre (1997), ediciones Tunparenda, Salta-Argentina.

PACTO
Amigo una noche más
                  robo
en los desvarios
                          de tu vida.

En tu vaso de vidrio
                            vacio
transparente y empedrado

                             derramo un hombre.

MEMORIA
a los miles de desaparecidos

No han borrado los nombres

ni el andar descalzo
desnudando el alma.

Por las aceras y refugios
sin vueltas
ESTOY INSCRIPTO.

Tejer de a poco la lápida
con la aguja terminal del genocidio
o a expensas de las palas
aún con los pulsos
entre sus tierras.
Sostener muros con las manos de espaldas
a los dedos de la muerte.
Deambular sin horas
buscando el escape
y arañar eternamente los vestigios
de las sangres laceradas por la locura.

Los NOMBRES posesionaron al tiempo
NO HAY OLVIDO.

PROCESION
                         a Carlos Hugo Aparicio
Que difícil
              llevar un lápiz,
hacerlo morir
                       y reir.

       Sostener el peso.

 Libro La tristeza en mis Bolsillos, (Poemas) colecciones veredas, 2002,Salta-Argentina.

PIQUETE
Hoy el camino está cortado
y una larga caravana grita la escasez

de la mesa y el abrigo;
el niño al frente
sangra sus horas perdidas
y el abrazo que no será
en el día del Padre.
El diablo
está entre nosotros.

A CARA O CRUZ
I
La moneda baila en el aire
y en su jugueteo
van mis ruegos
para que de una vez por todas
me sonría.
II
En esta parte del mundo
difícil es llegar a completar
el almanaque
los días
acusan su pan diario.

MOCHILA

Los objetos personales
no son muchos:
una pluma
las manos
los ojos de mi madre
las risas de los ángeles,
el barrio dispersándose en mis uñas,
una bicicleta mágica,
algunos amigos
y algún que otro dolor.

Estrecho Mar, (Libro de poemas) ediciones Villalpa, Nerja-Málaga-España, 2006

MARINEROS
Cargamos esperanzas
demasiadas esperanzas
y comenzamos el viaje;
a mitad de la noche
ahogamos los sueños
cien marineros.

LA TIERRA PROMETIDA
La barca
todavía
busca su norte
la tierra prometida;
mientras tanto los hombres
encuentran
lo hondo
lo profundo.

ESTRECHO MAR
Se la ve en el horizonte
mecerse de un lugar a otro,
las olas de repente
la agitan;
al otro día
sólo se ve cruzar
el estrecho mar
algunas botellas
de agua dulce.

EL MIEDO

No mires el agua
hijo,
pronto
cuando pasen las estrellas
te abrazaré alegre
se acabará el mar
y el miedo,
solo mi beso
te inundará
la cara.
  
QOSQO (Libro de poemas) editorial suri porfiado, Bs.As., 2009.
   
RITUAL  
Hice por última vez el ritual
para poder embarcarme
y ofrecerme a los dioses.
 
Sé que me llevan
a otras tierras
para labrarla
para ser su abono.
 
EL VIATGE
El viaje me lleva.
Atrás,
la serpiente
la copla
y el lamento de los amigos.

Las noches aprisionan
y en la sima
no hay peces
ni tierra firme.

Antes de llegar
me libero;
el peso del hierro ya no duele
el sable conquistador ya no lastima.
 
RESPIRACIÓ
El oro se mueve de un lugar a otro
busca respirar,
el ahogo
le entra por los ojos.
En el fondo
de la barcaza
nadie lo escucha
ni lo ve desangrarse.

EL BRUIXOT
Yo soy el brujo
el hechicero
el chamán:
 
El que ve
por el Ojo de Dios.

REIAL
Otra vez
estoy aquí
 
zurqué el Real Mar 
para llegar a esta orilla.
 
Hoy no me postré.
Ni traigo dulces.

MOVIMENT MECÀNIC
Traigo
el suave perfume
del viento blanco
su columna al aire,
también canciones
danzas de mis abuelos
los chamanes
del Orinoco.

La cruz
el hierro
el movimiento mecánico
de los hombres
no nos sirvieron de nada.

EPÍLEG O COMENÇ?
Me adentro a un bar
para verme afuera
deambulando.

Trato de encontrar el miedo en las miradas;
y pruebo el néctar aquí

en este lado,
toco la caja de mi mesa
y esbozo una copla

De las cosas de esta vida
una tan sola es verdad
la pena de cada uno
que no saben los demás

                          

CÁRCEL


El agua baja transparente

por el paisaje

y arrolla

las paredes y las cercas

que la enjaulan,

después viene el hombre

y reconstruye

la cárcel.


          NEGRO

I

La tarde apaga

las luces

y todo está

negro;

en esta oscuridad

NO PASA NADA.


II

La oscuridad lo envuelve todo:
al llanto del hombre

al trabajo lento en las viñas

y de a poco se mete en las casas

para ahogarles

los sueños.

                                   
NOCHE

I

Aprisionás

enceguecés el paisaje,

ni el alma en pena

ronda espantando.

La noche cierra el camino.

                                           
II

Abrís la puerta

y en las viñas


hay fiesta de luces.


Beben el néctar

antes de la cosecha.